VACUNAS COVID: EFICACIA Y PELIGRO

Información e imagen extraídas de CLÍNICA AEROMÉDICA.


Resumen:

Los fabricantes de la vacuna COVID-19 han sido eximidos de la responsabilidad legal por los daños inducidos por la vacuna. Por lo tanto, a todos los que autorizan, aplican y administran las vacunas COVID-19 les interesa conocer las pruebas relativas a los riesgos y beneficios de estas vacunas, ya que la responsabilidad por los daños recaerá sobre ellos.

  • En resumen,

las pruebas y la ciencia disponibles indican que las vacunas COVID-19 son innecesarias, ineficaces e inseguras.

Necesidad:

Los individuos inmunocompetentes están protegidos contra el SARS-CoV-2 por la inmunidad celular.

  • Por lo tanto,

no es necesario vacunar a los grupos de bajo riesgo.

  • Para las personas inmunocomprometidas que enferman de COVID-19 existe una serie de tratamientos médicos que han demostrado ser seguros y eficaces.
  • Por lo tanto,

vacunar a las personas vulnerables es igualmente innecesario.

  • Tanto los grupos inmunocompetentes como los vulnerables están mejor protegidos contra las variantes del SARS-CoV-2 por la inmunidad adquirida naturalmente, y por la medicación, que por la vacunación.
Eficacia:

Las vacunas Covid-19 carecen de un mecanismo de acción viable contra la infección del SARS-CoV-2 en las vías respiratorias.

  • La inducción de anticuerpos no puede prevenir la infección por un agente como el SARS-CoV-2 que invade las vías respiratorias.
  • Además, ninguno de los ensayos de vacunas ha aportado pruebas de que la vacunación impida la transmisión de la infección por parte de los individuos vacunados; por tanto, instar a la vacunación para «proteger a los demás» no tiene ninguna base.
Seguridad:

Las vacunas son peligrosas tanto para los individuos sanos como para los que padecen enfermedades crónicas preexistentes, por razones como las siguientes:

  • riesgo de alteraciones letales y no letales de la coagulación de la sangre, incluyendo trastornos hemorrágicos, trombosis en el cerebro, derrames cerebrales y ataques cardíacos;
  • reacciones autoinmunes y alérgicas;
  • potenciación de la enfermedad dependiente de anticuerpos;
  • e impurezas de las vacunas debido a una fabricación apresurada y a normas de producción no reguladas.
  • El cálculo de riesgo-beneficio es, por tanto, claro:

las vacunas experimentales son innecesarias, ineficaces y peligrosas.

  • Los responsables que autorizan, coaccionan o administran la vacuna experimental COVID-19 están exponiendo a la población y a los pacientes a riesgos médicos graves, innecesarios e injustificados.
1. LAS VACUNAS SON INNECESARIAS
  1. Múltiples líneas de investigación indican que las personas inmunocompetentes muestran una inmunidad celular (de células T) «robusta» y duradera frente a los virus del SARS-CoV [1], incluido el SARS-CoV-2 y sus variantes [2]. La protección de las células T se deriva no sólo de la exposición al propio SARS-CoV-2, sino de la inmunidad de reacción cruzada tras la exposición previa a los coronavirus del resfriado común y del SARS [1,3-10]. Dicha inmunidad era detectable tras infecciones de hasta 17 años antes [1,3]. Por lo tanto, las personas inmunocompetentes no necesitan vacunarse contra el SARS-Cov-2.
  2. La inmunidad natural de las células T proporciona una protección más fuerte y completa contra todas las cepas de SARS-CoV-2 que las vacunas, porque la inmunidad naturalmente cebada reconoce múltiples epítopos del virus y señales costimuladoras, no sólo una única proteína (espiga). Así pues, las personas inmunocompetentes están mejor protegidas contra el SARS-CoV-2 y cualquier variante que pueda surgir por su propia inmunidad que por la actual cosecha de vacunas.
  3. Las vacunas se han promocionado como un medio para prevenir la infección asintomática [11], y por extensión la «transmisión asintomática». Sin embargo, la «transmisión asintomática» es un artefacto de los procedimientos e interpretaciones inválidas y poco fiables de las pruebas de PCR, que conducen a altas tasas de falsos positivos [12-15]. Las pruebas indican que las personas asintomáticas que dan positivo en la PCR son falsos positivos sanos, no portadores. Un estudio exhaustivo de 9.899.828 personas en China descubrió que los individuos asintomáticos que daban positivo a COVID-19 nunca infectaban a otros [16].
  4. En cambio, los documentos citados por el Centro de Control de Enfermedades [17,18] para justificar las afirmaciones sobre la transmisión asintomática se basan en modelos hipotéticos, no en estudios empíricos; presentan suposiciones y estimaciones en lugar de pruebas. La prevención de la infección asintomática no es una justificación viable para promover la vacunación de la población general.
  5. En la mayoría de los países, la mayoría de las personas tienen ya inmunidad al SARS-CoV-2 [19]. Dependiendo de su grado de inmunidad cruzada previamente adquirida, no habrán tenido síntomas, síntomas leves y poco característicos, o síntomas más graves, que posiblemente incluyan anosmia (pérdida del sentido del olfato) u otros signos algo característicos de la enfermedad COVID-19. Independientemente de la gravedad de la enfermedad, ahora tendrán suficiente inmunidad para estar protegidos contra la enfermedad grave en caso de nueva exposición. Esta mayoría de la población no se beneficiará en absoluto de la vacunación.
  6. La supervivencia de la población de COVID-19 supera el 99,8% a nivel mundial [20-22]. En los países que han sido intensamente infectados durante varios meses, menos del 0,2% de la población ha muerto y su muerte ha sido clasificada como «con covid19». Además, la COVID-19 suele ser una enfermedad de leve a moderadamente grave. Por lo tanto, la inmensa mayoría de las personas no corren riesgo de contraer COVID-19 y no requieren la vacunación para su propia protección.
  7. En aquellas personas susceptibles de sufrir una infección grave, el COVID-19 es una enfermedad tratable. Una convergencia de pruebas indica que el tratamiento temprano con los fármacos existentes reduce la hospitalización y la mortalidad en un ~85% y un 75%, respectivamente [23-27]. Estos fármacos incluyen muchos antiinflamatorios, antivirales y anticoagulantes de eficacia probada, así como anticuerpos monoclonales, zinc y vitaminas C y D.
  8. Las decisiones de la industria y del gobierno de dejar de lado estos tratamientos probados mediante el apoyo selectivo a la investigación [24], el sesgo regulatorio e incluso las sanciones directas a los médicos que se atreven a utilizar estos tratamientos por iniciativa propia, no se han ajustado a las leyes existentes, a la práctica médica estándar y a la investigación; el requisito legal de tener en cuenta las pruebas del mundo real se ha quedado en el camino [28].
  9. La negación y denigración sistemática de estas terapias eficaces ha sustentado la espuria justificación de la autorización de uso de emergencia de las vacunas, que requiere que «no haya ningún tratamiento estándar aceptable» [29]. En pocas palabras, las vacunas no son necesarias para prevenir enfermedades graves.
2. LAS VACUNAS CARECEN DE EFICACIA
  1. A nivel mecánico, el concepto de inmunidad contra el COVID-19 mediante la inducción de anticuerpos, como en el caso de la vacunación contra el COVID-19, es un disparate médico. Los virus transmitidos por el aire, como el SARS-CoV-2, entran en el cuerpo a través de las vías respiratorias y los pulmones, donde las concentraciones de anticuerpos son demasiado bajas para prevenir la infección. Los anticuerpos inducidos por la vacuna circulan principalmente en el torrente sanguíneo, mientras que las concentraciones en las membranas mucosas de los pulmones y las vías respiratorias son bajas.
  2. Dado que el COVID-19 se propaga y causa la enfermedad principalmente al infectar estas membranas mucosas, las vacunas no dan en el blanco inmunológico. Los documentos presentados por los fabricantes de vacunas a los distintos organismos reguladores no contienen ninguna prueba de que la vacunación prevenga la infección de las vías respiratorias, lo que sería crucial para romper la cadena de transmisión. Por lo tanto, las vacunas son inmunológicamente inapropiadas para la COVID-19.
  3. Se desconoce la eficacia de la vacuna a medio y largo plazo. Los ensayos de fase 3, a medio plazo y de 24 meses de duración, no se completarán hasta 2023: No hay datos longitudinales a medio o largo plazo sobre la eficacia de la vacuna COVID-19.
  4. Los datos a corto plazo no han establecido la prevención de la enfermedad grave. La Agencia Europea del Medicamento ha señalado sobre la vacuna Comirnaty (ARNm de Pfizer) que los casos graves de COVID-19 «fueron escasos en el estudio, y no se puede extraer una conclusión estadísticamente segura» del mismo[30]. Del mismo modo, el documento de Pfizer presentado a la FDA [31] concluye que no se pudo demostrar la eficacia contra la mortalidad. Así pues, no se ha demostrado que las vacunas prevengan la muerte o la enfermedad grave ni siquiera a corto plazo.
  5. Se desconocen los correlatos de la protección contra la COVID-19. Los investigadores aún no han establecido cómo medir la protección contra el COVID-19. Como resultado, los estudios de eficacia están dando vueltas en la oscuridad. Tras la finalización de los estudios de fase 1 y 2, por ejemplo, un artículo publicado en la revista Vacuna señalaba que «sin comprender los correlatos de la protección, es imposible abordar actualmente las cuestiones relativas a la protección asociada a la vacuna, el riesgo de reinfección por COVID-19, la inmunidad de grupo y la posibilidad de eliminar el SARS-CoV-2 de la población humana» [32]. Por lo tanto, no se puede evaluar la eficacia de la vacuna porque aún no se ha establecido cómo medirla.
3. LAS VACUNAS SON PELIGROSAS
  1. Al igual que el tabaquismo podría ser y se predijo que causaría cáncer de pulmón basándose en los primeros principios, se puede esperar que todas las vacunas basadas en genes causen trastornos de coagulación y hemorragia [33], basándose en sus mecanismos moleculares de acción. En consonancia con esto, se han observado enfermedades de este tipo en todos los grupos de edad, lo que ha llevado a la suspensión temporal de las vacunas en todo el mundo: Las vacunas no son seguras.
  2. En contra de las afirmaciones de que los trastornos sanguíneos tras la vacunación son «raros», muchos efectos secundarios comunes de las vacunas (dolores de cabeza, náuseas, vómitos y «erupciones» similares a las del hematoma en todo el cuerpo) pueden indicar trombosis y otras anomalías graves. Además, las microtrombosis difusas inducidas por la vacuna en los pulmones pueden simular una neumonía y pueden diagnosticarse erróneamente como COVID-19. Los eventos de coagulación que actualmente reciben la atención de los medios de comunicación son probablemente sólo la «punta de un enorme iceberg» [34]: Las vacunas no son seguras.
  3. Debido al cebado inmunológico, cabe esperar que los riesgos de coagulación, hemorragia y otros acontecimientos adversos aumenten con cada revacunación y cada exposición al coronavirus que se produzca. Con el tiempo, ya sean meses o años [35], esto hace que tanto la vacunación como los coronavirus sean peligrosos para los grupos de edad jóvenes y sanos, para los que sin la vacunación COVID-19 no supone ningún riesgo sustancial. Desde la implantación de la vacuna, la incidencia de COVID-19 ha aumentado en numerosas zonas con altas tasas de vacunación [36-38].
  4. Además, se han producido múltiples series de muertes por COVID-19 poco después del inicio de la vacunación en residencias de ancianos [39,40]. Estos casos pueden haberse debido no sólo a una potenciación dependiente de los anticuerpos, sino también a un efecto inmunosupresor general de las vacunas, lo que se sugiere por el aumento de la aparición de Herpes zoster en ciertos pacientes [41].
  5. La inmunosupresión puede haber provocado que una infección previamente asintomática se manifieste clínicamente. Independientemente del mecanismo exacto responsable de estas muertes reportadas, debemos esperar que las vacunas aumenten en lugar de disminuir la letalidad del COVID-19: las vacunas no son seguras.
  6. Las vacunas son experimentales por definición. Permanecerán en ensayos de fase 3 hasta 2023. Los receptores son sujetos humanos con derecho a un consentimiento libre e informado bajo Nuremberg y otras protecciones, incluyendo la resolución 2361 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa [43] y los términos de la autorización de uso de emergencia de la FDA [29]. Con respecto a los datos de seguridad de los ensayos de fase 1 y 2, a pesar de que el tamaño de las muestras era inicialmente grande, la revista Vacuna informa de que «la estrategia de vacunación elegida para el desarrollo posterior puede haberse administrado sólo a unos 12 participantes» [32].
  7. Con un tamaño de muestra tan pequeño, la revista señala que «serán necesarios estudios de fase 3 más amplios realizados durante periodos de tiempo más largos» para establecer la seguridad. Los riesgos que quedan por evaluar en los ensayos de fase 3 hasta 2023, con poblaciones enteras como sujetos, incluyen no sólo la trombosis y las anomalías hemorrágicas, sino también otras respuestas autoinmunes, reacciones alérgicas, tropismos desconocidos (destinos tisulares) de las nanopartículas lipídicas[35], potenciación dependiente de los anticuerpos [43-46] y el impacto de los métodos de fabricación apresurados, de ejecución cuestionable, mal regulados [47] y supuestamente incoherentes, que confieren riesgos de impurezas potencialmente dañinas, como residuos de ADN incontrolados [48]. Las vacunas no son seguras, ni para los receptores ni para quienes las administran o autorizan su uso.
  8. La experiencia inicial podría sugerir que las vacunas derivadas de adenovirus (AstraZeneca/Johnson & Johnson) causan efectos adversos más graves que las vacunas de ARNm (Pfizer/Moderna). Sin embargo, tras una inyección repetida, las primeras inducirán pronto anticuerpos contra las proteínas del vector adenovírico. Estos anticuerpos neutralizarán entonces la mayor parte de las partículas del virus de la vacuna y provocarán su eliminación antes de que puedan infectar alguna célula, limitando así la intensidad del daño tisular.
  9. Por el contrario, en las vacunas de ARNm no hay ningún antígeno proteico que los anticuerpos puedan reconocer. Así, independientemente del grado de inmunidad existente, el ARNm de la vacuna va a alcanzar su objetivo: las células del cuerpo. Éstas expresarán entonces la proteína de la espiga y, posteriormente, sufrirán toda la embestida del sistema inmunitario.
  10. Con las vacunas de ARNm, el riesgo de que se produzcan efectos adversos graves está prácticamente garantizado que aumenta con cada inyección sucesiva. Por tanto, a largo plazo, son aún más peligrosas que las vacunas vectoriales. Su aparente preferencia sobre estas últimas es preocupante en grado sumo; estas vacunas no son seguras.
4. PUNTOS ÉTICOS Y LEGALES A TENER EN CUENTA

Los conflictos de intereses abundan en la literatura científica y en las organizaciones que recomiendan y promueven las vacunas, al tiempo que demonizan las estrategias alternativas (confianza en la inmunidad natural y el tratamiento temprano).

  • Las autoridades, los médicos y el personal sanitario deben protegerse evaluando muy bien las fuentes de información para detectar conflictos de intereses.

Las autoridades, los médicos y el personal sanitario deben tener el mismo cuidado de no ignorar la literatura creíble e independiente sobre la necesidad, la seguridad y la eficacia de las vacunas, teniendo en cuenta las previsibles muertes y daños masivos que deben esperarse a menos que se detenga la campaña de vacunación.

  • Los fabricantes de vacunas se han eximido de la responsabilidad legal por eventos adversos por una razón.

Cuando se produzcan muertes y daños por vacunas, la responsabilidad recaerá en los responsables de la autorización, administración y/o coacción de las vacunas a través de pasaportes vacunales, nada de lo cual puede justificarse en un análisis riesgo-beneficio sobrio y basado en la evidencia.

  • Todos los actores políticos, reguladores y médicos implicados en la vacunación COVID-19 deberían familiarizarse con el código de Nuremberg y otras disposiciones legales para protegerse.

AUTOR: Médicos por la ética frente a Covid. 5 de mayo de 2021. 

FUENTE: off-guardian.org.

EXTRAÍDO DE: https://www.clinica-aeromedica.net/ambiente/vacunas-covid-necesidad-eficacia-y-seguridad/

Un comentario sobre “VACUNAS COVID: EFICACIA Y PELIGRO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s