TESTIMONIO DE UN MÉDICO DE FAMILIA

Soy médico de familia (jubilado forzoso por edad). Coordinador médico durante casi 25 años del Centro de Salud MIRAFLORES en Sagasta.

Estoy indignado por la casi eliminación de la ATENCIÓN PRIMARIA en ESPAÑA. La telemedicina por teléfono es un fraude y no debería ser aceptada por ningún médico que haya obtenido el título y consecuentemente haya hecho el juramento hipocrático.

Las mascarillas obligatorias por la calle, son una BARBARIDAD. Los médicos lo saben, y los médicos callan. Y si alguno cree lo contrario, lo siento, no tiene ni idea de medicina. Estoy HARTO de tanta iniquidad. Los médicos estamos para aliviar a la población. Para intentar curarla si en el proceso vital tropiezan y enferman.

Siempre fracasamos al final (todos morimos), pero para lo que no estamos es para aterrorizar a la población y poner “remedios” como la mascarilla al aire libre que no sólo no sirve para nada, sino que a su vez los va a enfermar a la corta y a la larga, y más en un clima asfixiante como el de Zaragoza. ¿Qué hace el Colegio de Médicos de Zaragoza, callado como un muerto ante esta increíble barbaridad? Los políticos en general son unos inútiles y van a lo suyo; pero los médicos y su colegio deberían de reaccionar para defender a los ciudadanos, de mentiras y barbaridades como esta.

ES UNA AUTÉNTICA VERGÜENZA. Cada vez siento más asco por pertenecer a este colectivo tan COBARDE.

A algunos de los que leáis esto quizás os haya tratado como pacientes, me juego con este escrito muchas cosas, pero me da lo mismo. Escribo con el corazón y con la cabeza.

¡¡¡Ya está bien!!! ¡¡¡NINGUNO!!! NINGÚN GERMEN se transmite a través del aire, todos necesitan un vehículo (saliva, sangre, fluidos…). Es una barbaridad que haya que llevar una barrera, con muchas contraindicaciones, al aire libre.

Los colegios de médicos lo dijeron en febrero, ahora están todos callados como momias. Según esta ley totalmente anticonstitucional e ilegal, si os vais al Moncayo, o paseáis por el Parque grande de Zaragoza, deberéis hacerlo con un repugnante bozal, casi seguro repleto de bacterias putrefactas de vuestra propia respiración y ahogados por no poder hacer un intercambio de gases (O2) como las 40.000 generaciones que hace que estamos en el planeta lo hemos hecho. No podemos respirar nuestro CO2 salvo en momentos muy claves y por muy corto espacio de tiempo.

RAFAEL GAZO LAHOZ. MÉDICO DE FAMILIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s